Ver más fotos de Museo

El Salón del Pregón era el corazón de la Bolsa Oficial de Café. Allí era el escenario de su principal razón de ser: las negociaciones de café mediadas por los correctores.

En el auge de su funcionamiento, los pregones marcaban el ritmo de la Plaza de Santos: trenes llegaban de São Paulo con los grandes comerciantes de café justamente a tiempo del inicio de los pregones.

Dentro del pregón, apenas eran permitidos Correctores Oficiales. Esos Bolsistas no podrían ser procuradores de ninguna empresa específica. Por eso, muchas oficinas de corretaje tenían su “corrector de Bolsa”. Ellos eran nombrados directamente por la Provincia después del cumplimiento de diversas exigencias burocráticas y el pago de un afianzamiento en dinero. Algunos correctores antiguos de la plaza dicen que ese afianzamiento equivalía al valor de un inmueble.

No apenas los envueltos directamente en el pregón se dirigían a la Bolsa de Café, pero todos los que querían acompañar los posibles direccionamientos del mercado le frecuentaban, apellidados por algunos de “sapos”.

salao-do-pregao-destaque

Una modalidad de corretaje en la Plaza de Santos eran los contratos de venta del café a término.

Diferente del “Disponible” – de pronta entrega - los cafés comercializados en pregón preveían una entrega futura en meses predeterminados. Concluido el pregón, la media de los valores de los cafés vendidos en el día era fijada en el cuadro negro y la negociación era formalizada en la Caja de Liquidación. El comprador hacía el depósito con base en el precio firmado en aquel momento, sin embargo, caso el mercado flotase hasta la entrega de ese café, ese valor debía ser actualizado, resultando en el depósito o en la substracción de la diferencia por el comprador. Era ésa la función de la Caja de Liquidación. La Caja de Liquidación hacía con que existiese otra modalidad, la Entrega Directa. Análogo al contrato de Bolsa, esa modalidad corría en paralelo a esa institución. Su diferencia estaba en la confianza de la palabra del negociante: sin el órgano que fiscaliza las flotaciones del mercado, el café sería pago solamente en la fecha de la entrega por el valor fijado en el momento de la compra. Algunos correctores atribuyen a esa modalidad un de los motivos para la disminución del interés en los pregones de la Bolsa.